Otro caso de Abuso de Autoridad en Potrerillos

Imagen de Radio Cuyum

En el país, como en nuestra provincia, todos los días se llevan a cabo situaciones de violencia, de abuso de poder cuando oficiales de "seguridad" discriminan, maltratan y privan de sus derechos a ciudadanos simplemente por tener el poder de hacerlo. 

El pasado martes 28 de mayo, en Potrerillos, sucedió otro caso de abuso de autoridad por parte de quienes deberían cuidar al pueblo. Mauricio Jara, pianista local, relató en el programa Parar La Olla lo que vivió aquél día que, antes de encontrarse al móvil policial, fue un día tranquilo para trabajar y grabar un video musical. 

El hecho ocurrió cuando, en la rotonda en que se divide el camino para ir a Las Vegas o a El Salto, la policía detuvo al auto en que viajaba Mauricio y sus compañeros. Al instante les pidieron la documentación de manera violenta. El problema se desencadenó cuando uno de los chicos no llevaba el documento solicitado, pero sí el carnet y la cédula-material suficiente para comprobar la identidad-. A raíz de esto les dijeron: "Los vamos a tener que detener, son 10 minutos en la comisaría por averiguación de antecedentes". Esto era una complicación innecesaria ya que estaba todo en orden. Además los pibes iban apurados, tenían que llegar a Ciudad para dar clases y hacer sus actividades. 

Para no ir a la comisaría, intentaron discutir la situación así poder seguir su camino, pero los policías violentos evadieron y se dirijeron a "Mauri" con una falsedad: "Encima venís sin el cinto y con las luces apagadas". Él tenía el cinto puesto, sólo se lo había sacado para bajarse del auto y así recuperar su documento. Las luces estaban encendidas. Con enojo y desentendimiento a la actitud que estaban llevando adelante los oficiales, los chicos cuestionaron, como debe ser cuando te están inventando causas y privando los derechos. Luego los hicieron bajar a todos dejando todo el auto cargado de equipos caros.  

Ingresaron a la comisaría, donde las  preguntas continuaron, ¿por qué los metían si estaba todo en orden? En un momento "Mauri" contó que sacó el celular para avisar a los alumnos que no llegaba a dar clases; uno de los uniformados, al verlo, le arrebató y tiró el móvil que estaba grabando la conversación. 

"Los están metiendo por picudos, tranquilo", uno de los oficiales expresaba. Porque para las "fuerzas de seguridad" los y las ciudadanas tenemos que ser unos seres sumisos y en silencio en frente de ellos sin importar si se vulneran nuestros derechos.

Todo desembocó en el calabozo, donde estuvieron aproximadamente una hora. Si bien, ellos tuvieron la suerte de poder salir rápido debido a un contacto cercano del poder judicial, les hicieron pasar un mal rato y perder tiempo de trabajo que no les devuelve nadie. 

¿Qué hubiese pasado si no tenían un contacto en el poder? ¿A caso los iban a retener por doce horas como amenazaron? ¿Quién se encarga de controlar a la policía cuando abusa de su poder? Nos quedan resonando muchas preguntas sin respuesta certera y la discusión de que el pueblo puede unirse y denunciar cada caso, conocer qué es lo que pueden hacer quienes están a cargo de la "seguridad" y qué no, aún así, si el estado no se encarga de ejercer control sobre quiénes vulnerar nuestros derechos, ¿qué nos queda? ¿a quién recurrimos?

Desde la Radio Cuyum repudiamos este y todos los hechos de abuso de autoridad, repudiamos la complicidad del Estado.

Podés escuchar la entrevista completa acá.

Audio: