Columna Política en #RadioTierraCampesina

Imagen de Tierra Campesina

Compartimos una nueva Columna Política a Cargo de nuestro compañero Dante Rofi. Hoy un especial de los casi 11 meses de la gestión macrista al frente de nuestro país. A continuación el Editorial completo. La musicalización a cargo de Tracy Chapman y su "Hablando de una revolución", al final la letra en español.

Casi 11 meses han pasado desde el inicio de la Revolución de la Alegría.
Pero ¿Quiénes ríen hoy?
Ríen Los Fondos Buitre, que obtuvieron ganancias millonarias con la asunción del Gobierno de Mauricio Macri y con la anuencia de una oposición que sobreestima constantemente el “dialogo”, como si sólo con eso bastara para mejorarle la vida a los argentinos.
Ríen la banca externa y los grandes grupos financieros globales, que reciben con los brazos abiertos a un país y a todas sus provincias dispuestas a tomar TODA la deuda posible para maquillar sus cuentas fiscales, sin parecer entender, o más bien, sin importarle comprender, que alguien deberá pagar esta renovada fiesta de endeudamientos.
Ríen, y a carcajadas, en el Fondo Monetario Internacional, sabedores que una vez más podrán influir sobre los destinos de la Argentina, como hacía años no lo lograban.
Ríen los evasores y los usuarios de paraísos fiscales. Para ellos, Moratorias y Blanqueos con requisitos mínimos.
Ríen los grandes empresarios, que sólo deben firmar pactos de buena voluntad para no despedir o para pagar un eventual bono de fin de año, para así lograr evitar leyes y controles reales de parte de un Estado presente. Hoy tienen un Estado/Mercado a su gusto, que allana cada una de sus exigencias.
Ríen Mineras y operadores del Agronegocio, sectores que en los albores de la Gesta Macrista fueron beneficiados con la eliminación o con la reducción del impuesto a los derechos de exportación.
Ríen los grandes grupos de Comunicación, frente a un gobierno absolutamente permeable a la agenda mediática ideada por ellos, que se siente a cargo del Ejecutivo.
Ríen los burócratas del sindicalismo de la CGT Reunificada, que pactan con el Gobierno y con los empresarios una mansa entrega de las masas trabajadoras como contraprestación para no desfilar por los pasillos de Tribunales.

Para todos estos reidores, el Gobierno de Mauricio Macri es Verdaderamente un Gobierno Popular...

Pero están; estamos, los otros, los que no reímos, los que no formamos parte de esta Revolución de la Alegría:
No se ríen los miles de trabajadores formales despedidos desde el 10 de diciembre, ni los cientos de miles de trabajadores informales que se quedaron sin la chance de hacer changas para lograr llegar a fin de mes.
No reímos los que a diario vemos la brutal caída del poder adquisitivo de nuestros salarios gracias a una devaluación del peso superior al 50%; a una inflación anual cercana al 45%, y a acuerdos paritarios que quedaron lejos del ideal.
No se ríen los empleados medios, con sueldos medios, a los que les habían hecho creer que podían aspirar a bienes y a servicios hoy sólo reservados para las clases altas, con sueldos altos.
No ríen los trabajadores de la Salud; tampoco los Científicos, ni los técnicos del INTA y del Senasa, que ven como el Presupuesto ideado por Cambiemos para 2017 los deja al borde del desfinanciamiento, con la necesidad de recortar programas y con la posibilidad cierta de despidos en sus plantillas.
No ríen los Educadores, cuando un Ministro les recomienda “Una nueva Campaña Del Desierto”.
No se ríen los Agricultores Familiares, Los Campesinos y las Comunidades Originarias que hoy vuelven a caminar solas, sin la presencia del Estado a la par, fomentando emprendimientos y facilitando las herramientas necesarias para crecer.
No ríen los jubilados, que fueron usados por el Gobierno como pretexto para aprobar las leyes de Blanqueo y de Moratoria Fiscal, hechas a medida para evasores. Para los abuelos con ingresos más bajos, la reparación tiene poco de Histórica y, más bien, es un engaño que expresa el más alto grado de cinismo de los funcionarios de Cambiemos.
Ya no ríen los miles de destinatarios de los programas Conectar Igualdad; Procrear; Fines; Argentina Sonríe, y de tantas otras iniciativas que el Gobierno de Cambiemos dice no cerrar, sino “Resignificar”…
No ríen hoy tantos otros que volvieron a ser “Los Nadie”, los marginados de toda política pública de un Estado trágicamente transformado en Mercado.

A casi 11 meses, la Revolución de la Alegría No causa Gracia, ni siquiera entre los entusiastas votantes de Cambiemos de Clase Media, que también se encuentran entre quienes ya no ríen, aunque se escondan para no pasar vergüenza.

Este tiempo del pretendido Republicanismo Sí genera una mezcla de pena y de bronca entre millones de argentino. Pena por lo bueno que se tenía y se perdió; por lo que mucho que se podía hacer para mejorar iniciativas que directamente fueron eliminadas, y, fundamentalmente, por todos los que van quedando en el Camino. Y bronca, sí, bronca, por el Cinismo de quienes repiten que llegaron para decir La Verdad y no han parado de mentir desde que asumieron el Poder.

Frente a una Revolución desprovista de Gracia, otra vez debe surgir la Unión de los Movimientos Sociales y Populares, esa que hoy le está marcando la cancha a una CGT Reunificada pero Deslegitimada, a la que tras cada Mesa de Diálogo se le caen trabajadores del sistema.

Será esa Unión y ese tipo de iniciativas las que configurarán una verdadera Revolución, entendida ésta como la suma de voluntades para exponer y desarmar el Falaz Relato Macrista, que ve virtuosismo en la reducción de la inflación, cuando que ella es la consecuencia del derrumbe del consumo interno; o que señala como un logro de gestión el incremento de las reservas del Banco Central, sin contarnos que la acumulación de dólares no se hizo en base al trabajo, sino a la toma de deuda más grande que se tenga memoria en la Historia Argentina para un periodo tan corto.

Ante una Revolución Descartable, con mucho marketing y redes sociales, pero sin sustento real en los territorios, acompañemos la Revolución real, la que surja desde los Movimientos Sociales; hablemos de las pequeñas revoluciones que cada uno de nosotros podemos generar desde nuestros mínimos espacios de reflexión; hablemos de una revolución que mantenga en alto nuestro espíritu, cuando tantas veces tenemos ganas de tirar la toalla. Hablemos de Revolución sin temor, recuperemos el sentido de una palabra que en boca de los integrantes de Cambiemos suena a silencio. No callemos; hablemos de Revolución...

Tracy Chapman – Hablando de una revolución

¿No lo sabes?
están hablando de una revolución,
suena como un susurro
¿No lo sabes?
están hablando de una revolución,
suena como un susurro

Mientras esperan en las colas de la beneficencia
llorando a las puertas de los ejércitos de salvación.
Perdiendo el tiempo en las colas de búsqueda de empleo
sentados por ahí esperando una oportunidad.

¿No lo sabes?
están hablando de una revolución,
suena como un susurro

Los pobres se levantarán
y tomarán su parte.
Los pobres se levantarán
y tomarán lo que es suyo.

¿No lo sabes?
Más te vale correr, correr correr.
Dije que mas te vale correr correr correr

Por fin las cosas están cambiando…
Hablando de una revolución.