Homenaje a Héroes de Malvinas a 35 años de la guerra

Imagen de TV Giramundo

El sábado 1ro de abril ex combatientes, familiares, amigos, grupos artísticos locales, funcionarios públicos y militares provinciales se reunieron en el Campo Histórico "El Plumerillo", en el departamento de Las Heras, para realizar un homenaje a los héroes de Malvinas a 35 años del inicio de la guerra.

Durante el evento se rindió homenaje a aquellos mendocinos que combatieron en defensa del territorio argentino en las Islas Malvinas y se prendió una vela por cada uno de los 649 caídos en combate del país. Agradecemos las palabras de Ernesto Ismael Urbina, veterano de guerra, quien comentó para este canal su experiencia como militar retirado con apenas 25 años, y dejó un mensaje para seguir reivindicando nuestro derecho a als islas: "cada argentino debe ponerse la bandera en el corazón y mejorando en lo que cada uno haga, para construir un país mucho más grande de lo que tenemos".

Asimismo, queremos invitar a todos y a todas a la reflexión pues si bien durante la vigilia no se hizo referencia a ello, consideramos inportante hacerlo: La guerra de Malvinas tuvo lugar durante el período más crudo del país, la Dictadura Militar iniciada en 1976, donde las desiciones políticas se tomaban en función de los intereses de unos pocos y en perjuicio de muchos otros. Y el presidente de la Junta Militar, en ese momento el Gral. Galtieri, sí lo hizo. "Si quieren venir, que vengan, les presentaremos batalla", el General a la primera ministra de Inglaterra, Margaret Thatcher, creyendo que el ejército británico no se desplazaría 12 mil kilómetros para defender una isla con tres mil habitantes.

De una semana a la otra entramos en guerra con Inglaterra, una de las potencias económicas, políticas y militares más grandes del mundo. ¿Quiénes? Nosotros, los argentinos, que habíamos puesto a disposición del gobierno a los militares de carrera, al servicio de inteligencia y a todas las fuerzas de seguridad. Y si bien hubo militares muy preparados que fueron a Malvinas y combatieron con la convicción de que las Islas fueron y son argentinas, por su cercanía territorial y geografica, por su riqueza y trabajo, otros soldados jóvenes de apenas 18 años fueron convocados para pelear. Y ninguno se pudo negar. Agarrar un arma, trabajar en equipo, sobrevivir al fío y al hambre, a todo eso tuvieron que aprender en menos de dos meses. Del otro lado, la desesperación de las familias, el aliento de un pueblo que creía que podía ganar una guerra, la solidaridad para los soldados, las cartas, los chocolates, los abrazos a la distancia.

Tal vez la Guerra unió como nunca a argentinos y aregntinas durante tres meses. Pero no pudo frenar ni ocultar el plan sistemático con el que la Junta Militar accionó sobre la Argentina. Tampoco pudo con una eocnomía que se desplomaba a pedazos, ni con un gobierno que desarmaba por dentro. La Guerra fue un síntoma de que aquel gobierno de facto no podía estar más al mando. Y así fue como Galtieri tuvo que renunciar y en menos de ses meses las Fuerzas Armadas tuvieron que llamar a elecciones presidenciales en nuestro país.

Muchos relatos hay sobre la Guerra de Malvinas, muchos otros nos faltan contar. Porque en su momento, cuando ellos volvieron, la misma Dictadura que desapareció 30mil compañeros, prefirió olvidarse de ellos, de los veteranos de Malvinas. ¿Cómo? Silenciándolos, aislándolos. Catapultando una causa nacional. Y así, el olvido y el silencio también asesinó a muchos de los que volvieron. Pero de ninguna manera se puede permitir el olvido. Porque las islas no se pueden borrar del mapa, ni aunque el actual presidente por error o acción, lo quiera. 

Muchas historias aún nos unen como pueblo a Malvinas. Aquí nos hacemos eco de las palabras de otro ex combatiente a través de la carta que publicó la Asamblea de Derechos Sociales-Mendoza. Invitamos a quienes quieran compartir unas palabras con este veterano a dejar las resupestas en el Facobook de la Asamblea.

Si cuentan lo que pasó, serán traidores…
(Esto fue lo que se les dijo a los combatientes cuando volvieron al continente, hoy uno de ellos decide romper ese silencio)

LOS DEJAMOS SOLOS
Hoy se cumplen 35 años o ¿habrá sido ayer? o ¿tal vez el mes pasado? No lo sé, siempre fui malo para las fechas. Lo que sí sé es que hoy me acordé de mi hermano, ese que se suicidó, porque no pudo aguantar sus recuerdos de guerra ¡Mi hermano! Ese que murió por una guerra, después de la guerra.

Recuerdo que antes del 2 de abril o habrá sido antes del 1 de mayo -otra vez mi problema con las fechas- lo conocí. Un chico joven, sano, inteligente, valiente, imbuido en un patriotismo total, dónde lo único en que se pensaba era: ¡Defender la patria!

Los oficiales al mando, incluido el gobernador de las Islas, nos arengaban a ser valientes y aguantar porque con ellos al mando íbamos a triunfar. Ahora me da risa, porque cuando empezó o ¿tal vez antes? ellos nos dejaron solos, durante y después de la guerra. La guerra se perdió, murieron muchos durante su duración, vimos morir a nuestros hermanos, vimos sufrir a nuestros chicos. 
Cuando volvimos al continente como ¡soldados combatientes! fuimos tratados como ¡prisioneros! Y la pregunta fue: ¿por qué nos tratan así?, la respuesta nunca estuvo. Nos dieron la baja. Otra vez en la sociedad civil, padres, familiares, amigos. ¡Otra vez la vida!

¿Pero, qué pasó? ¿Por qué te pones así? ¡Ya está loco, ya pasó! ¿Será verdad que fue tan duro? ¡Lo que pasa es que vos tenés que olvidarte de eso loco! ¡Me cansaste! ¡Anda a internarte! Frases de nuestros “amigos” o personas que no querían saber lo que pasó. Las familias preocupadas buscan un psicólogo, un psiquiatra. Comienza el tratamiento, profesionales incapaces de lidiar con experiencias no normales, soluciones que rayan en lo absurdo y la misma frase de siempre ¡Tenés que olvidar! Y cómo se hace para olvidar la muerte, el dolor, el hambre, la desesperanza. Nadie, ni siquiera la persona más bien intencionada supo responder. ¿Y el Estado? ¿Y el ejército? ¿Y la sociedad? Un Estado ausente, un ejército olvidadizo y una sociedad indiferente.

Que problema grave no se ganó el mundial de fútbol, y para colmo largaron a esos locos de la guerra. Estado, Ejército, Sociedad contra nosotros, unos por desidia y por conveniencia, otros por falta de información y comprensión, el ser argentino… ¡Si no se gana no sirve! Quedamos de lado, cómo decirle a alguien que no podés olvidar lo que viviste, lo que pasó. Cómo decir lo que te prohibieron decir. Cómo entender a una sociedad que en lo único que piensa es en el triunfo. Cómo decirle que te sentís mal por la muerte de tus hermanos, porque viste como los soldados ingleses torturaron desnudaron y violaron a los prisioneros argentinos. Cómo decir que viste desde tu posición estas cosas y como remataban a soldados heridos al terminar el combate. Cómo explicar que de la impotencia comenzaste a disparar y matar a soldados enemigos, que pudiste escapar de milagro para poder combatir en otro momento. Cómo explicar que a pesar de todo, te sientes un asesino. Cómo explicar que necesito un abrazo, que cuando mi mente se escapa necesito que me abraces y me calmes, que me acompañes y me dejes llorar por todo lo que viví. Cómo explicar que necesito a alguien que esté a mi lado sin decir nada y sin preguntar nada. Pero no encontré a nadie que me diera lo que yo pedía, al contrario, siempre la misma frase: tenés que olvidar. Como llegué a odiar esas palabras.

Ahora, después de 35 años, me acordé de esto, aunque siempre lo tengo presente, pero me di cuenta de que falta algo al conmemorar la fecha de la guerra y es, saber que después de la guerra hubieron muertos por la guerra. Ellos, también son héroes porque murieron por falta de ayuda, porque los dejamos solos, porque nadie, ni siquiera los profesionales de la psicología y psiquiatría fueron capaces de ayudar. Porque la desidia argentina deja de lado de los perdedores. Porque no supimos ver que ese pibe que volvió de la guerra, no estaba loco, tenía recuerdos muy dolorosos, recuerdos que no podía decir, porque se lo prohibieron, porque era tan aberrantes que no quería expresarlos, los motivos no lo sabremos nunca. Pero podemos estar seguros de que los dejamos solos ¡Por eso murieron! ¡Por eso se suicidaron! Por eso, somos responsables en parte de su muerte y por eso debemos recordarlos. Hay algunos que se hicieron escritores y relataron sus experiencias de guerra pero no denuncian y ni se acuerdan de estos héroes. 
 Por eso escribo estas líneas, para recordarlos y rendirles el homenaje que se merece. (Autor con identidad reservada)

La Asamblea por los Derechos Sociales-Mendoza, como ciudadanos argentinos, le pedimos perdón al autor de esta carta y con él a todos los muertos por la guerra y combatientes, Héroes de Malvinas.
Invitamos a quienes quieran sumarse y acompañar con sus comentarios, dejarlos aquí abajo y serán entregados al protagonista y escritor del texto.

Imagenes: