¡No al apagón cultural!

Imagen de Radio Tierra Campesina

Distintos colectivos y organizaciones, entre ellas la Asociación Mundial de Radios Comunitarias Argentina, expresaron su preocupación frente al inminente vencimiento de las partidas presupuestarias destinadas al fomento de la cultura que, según la Ley 27.432 sancionada en 2017, se fija para el próximo 31 de diciembre.

La misma pone fin a los fondos que se destinan a áreas como el cine, la música, el teatro, las bibliotecas populares y los medios de comunicación sin fines de lucro, entre los que se encuentran las radios asociadas. El nuevo destino de este dinero iría a engrosar el presupuesto nacional habilitando, por ejemplo, su uso para el pago de deuda externa.

Hace apenas unos meses se celebró la media sanción que la Cámara de Diputados de la Nación dio a un proyecto de ley que busca prorrogar por cincuenta años el destino de esos fondos.  Las organizaciones quedaron a la expectativa de su tratamiento en el Senado, fechado para este jueves 22 de septiembre, sin embargo se decició dar prioridad a "otros temas" y pasar la sesión al proximo jueves 29. 

La no aprobación de este proyecto de ley implicaría no solo el condicionamiento de la sostenibilidad de radios y de otros proyectos culturales, poniendo en riesgo la soberanía cultural, sino que además afectaría a las economías populares y regionales, en la medida en que estos proyectos son fuente de trabajo para muchas personas en cada una de las comunidades del país.

En ese sentido, es una contradicción que se proponga desde el Estado la transformación de los “planes sociales” en trabajo genuino como forma de reactivar la economía, mientras que, por otro lado, quienes reciben estos aportes como lo es Potenciar Trabajo, son en su mayoría jóvenes que trabajan de manera independiente o no están registrados, que nuevamente se ven empujados a engrosar el preocupante índice de desocupación y pobreza.

En muchas ocasiones se habla de los medios comunitarios como “Estado-dependientes”, pero lejos está plantearse la democratización de la pauta, cuando las radios comerciales que pertenecen a los dos grupos mediáticos más grandes de nuestro país reciben solo en pauta oficial, montos que hacen insignificante la suma total del presupuesto destinado a todas las emisoras sin fines de lucro.

Imagenes: